Cambios en la serie nacional de pelota

Estándar

La desaparición del equipo Metropolitanos, aparejada al establecimiento de dos fases competitivas con un global de 87 juegos regulares, son las notas descollantes de la nueva estructura de la Serie Nacional de Béisbol, anunciada hace poco en el Salón de Actos de la Ciudad Deportiva habanera.

Al decir del titular cubano de la disciplina, Higinio Vélez, este formato deriva de un largo proceso de análisis y debates que desembocó en la presente decisión, avalada por el INDER y el Comité Olímpico del patio.

La salida de escena del segundo elenco capitalino propiciará la vuelta al campeonato de dieciséis escuadras, que en la primera fase de contienda lidiarán por el sistema de todos contra todos, sin distinción de zona geográfica y a una sola vuelta (45 choques por plantel).

Una vez concluida esa etapa con la celebración del Juego de Estrellas, se hará “borrón y cuenta nueva” con lo acontecido hasta entonces, y los ocho más destacados accederán a otro segmento que comprenderá un round robin a dos rondas (42 desafíos para cada uno).

Terminado ese trámite, el cuarteto que encabece la clasificación avanzará a postemporada, con play offs semifinales y finales al mejor de siete partidos.

Uno de los puntos más polémicos de la naciente estructura reside en la innovación de que cada uno de los ocho managers clasificados para la fase decisiva pueda escoger un máximo de cinco refuerzos para encarar la misma. Dichos refuerzos pertenecerán a los equipos eliminados, e integrarán un draft del que podrán servirse (o no, pues se trata de un recurso opcional) los directores.

En este sentido, aclaró Vélez, los peloteros seleccionados ocuparán plaza efectiva en el staff de la novena que requiera su concurso. Esto es, por poner un ejemplo, que para captar a Michel Enríquez, el director de Matanzas deberá darle baja a uno de los jugadores inscritos en su nómina.

Según se conoció, la Serie arrancará el 25 de noviembre, se dirimirá por el sistema de tres días de acción y uno de descanso, y hasta este momento, mantendrá una mayoría de juegos diurnos.

En esta temporada, debido a la celebración del tercer Clásico Mundial en marzo venidero, será necesaria una parada para preparar el equipo nacional que asistirá al evento. De esa manera, la Serie pondrá “pausa” el tres de febrero, cuando finalice su primera fase, y no se reanudará hasta una semana después del retorno de los internacionales.

En el encuentro sostenido por dirigentes del INDER y la Federación Cubana de Béisbol con la prensa, se hizo hincapié en los provechosos resultados de las quince reuniones de consultas efectuadas por todo el país, que involucraron a Glorias del Deportes, directores de equipos, peloteros en activo, periodistas, directivos provinciales y autoridades políticas y de gobierno.

A partir de tales intercambios, se conformó un interesante banco de problemas y propuestas que incluye, entre otros puntos, el señalamiento del deficitario trabajo de captación de talentos, el requerimiento de premiar al campeón nacional con su participación en un torneo extrafronteras, y la sugerencia de elevar los precios de entrada a los estadios, a fin de destinar un por ciento de esos ingresos a mejorar la atención salarial diferenciada a los atletas.

Estas y otras posibilidades e insuficiencias, se dijo, están actualmente en estudio por la cúpula del béisbol insular.

Tomado de: Cubadebate