Así son los centros de datos más impresionantes del mundo

datacenter
Estándar

Siempre hemos oído hablar acerca de la nube. En tecnología, la nube es el sitio donde se guardan nuestros datos, y ese sitio no está físicamente cerca del usuario, sino en un lugar remoto que, además, gestionan otros. El usuario final conecta y administra su espacio en la nube, en ese espacio remoto, pero no lo mantenemos ni lo cuidamos. ¿Dónde se encuentra la nube en sí? ¿Quién se encarga de que funcione bien? ¿Qué forma tiene? De eso vamos a hablar en el artículo de hoy. . .

Los centros de datos son, en ocasiones apenas una habitación, en otras ingentes megaconstrucciones, nada tienen que envidiar a las grandes obras arquitectónicas de nuestro tiempo. No en vano, son la joya de la corona del mundo digital.

Detrás de la mayor parte de servicios online que utilizamos y de las aplicaciones que permiten a las empresas seguir funcionando, se encuentran unos -casi- desconocidos pero imprescindibles lugares que concentran toda la información que manejamos a diario.

Pero no todos los centros de datos son iguales. Aunque todos alberguen en su interior miles de servidores y unidades de almacenamiento junto con una infinidad de cables y conectores, cada uno es un mundo en sí mismo.

Desde el que da soporte a un pequeño proyecto casero hasta los CPD (Centro de Procesamiento de Datos) que hacen funcionar un supercomputador, pasando por los miles de metros cuadrados que emplea IBM para dar respuesta a las necesidades de sus clientes, todo el equipamiento que Facebook utiliza tan sólo para que sus usuarios puedan conectarse e interactuar con sus amigos, los alucinantes centros diseñados por Google para procesar las millones de peticiones de información que reciben cada segundo o los centros más seguros y avanzados del mundo, los que tienen la calificación Tier IV Gold, como el que tiene Telefónica en Alcalá de Henares. Todos ellos merecen una categoría aparte, la de los centros de datos más impresionantes del planeta.

Facebook, el ejemplo perfecto de Big Data

La explosión de los datos que estamos experimentando en estos últimos años, y que conforma la base del Big Data, se la debemos en gran medida a las redes sociales y, dentro de ellas, de forma destacada a Facebook.

El imperio de Zuckenberg mueve nada menos que 2.500.000 contenidos nuevos cada minuto, un ritmo frenético para el que han tenido que armarse con la mejor tecnología. Así, Facebook cuenta con varios CPD en todo el mundo, destacando en Europa el que tiene en Suecia y, por supuesto, el más emblemático: el de Prineville, Oregon (EEUU). Este centro destaca por ser uno de los más respetuosos con el medio ambiente del planeta, contando con un revolucionario sistema de refrigeración de aire, que permite que fluya libremente en la instalación a través de una rejilla situada en la parte superior, enfriándose con agua a presión y calentándose al pasar por el pasillo en que se encuentran los equipos.

Facebook también ha construido otro majestuoso centro de datos en Iowa, alimentado exclusivamente con energía eólica, así como es uno de los grandes impulsores de Open Compute, un programa con el que comparte el diseño de sus CPD para que los desarrolladores y particulares puedan proponerles mejoras y nuevas ideas para ahorrar más energía con la misma potencia.

Google, la visión más original en el mundo del CPD

Que Google es la empresa tecnológica que más ha transformado nuestras vidas en las últimas décadas es algo que nadie duda. Pero esa transformación también la han trasladado al diseño de sus centros de datos. Así, Google es de las primeras compañías de servicios online que no sólo construyó sus propios CPD sino que se encargó del proceso completo de diseño, planificación y ejecución de los mismos. Unas instalaciones que destacan, en primer lugar, por su enorme colorido, con cada tubo de un color distinto y que muchos podrían asociar a los tonos de su logo, pero nada más lejos de la realidad. Semejante gama cromática permite a los equipos del buscador detectar qué función cumple cada conducto dentro de toda la complejidad organizativa del centro.

Sin embargo, eso sólo es un detalle. Google es conocida por buscar ubicaciones cuanto menos peculiares para alojar su red de centros de datos, aprovechando las condiciones meteorológicas y naturales del terreno para ahorrar energía y refrigerar mejor sus equipos. Así, Google cuenta con un CPD nada menos que en Finlandia (en Hamina) en el que hacen suya la fría agua del mar para refrigerar sin gastar apenas energía toda la instalación, una antigua fábrica de papel que casualmente contaba con a un viejo túnel conectado al Golfo de Finlandia.

Pero parece que la tierra firme se le queda corta a Google, empresa que planea llevar sus servidores bien al espacio, bien al mar. En este segundo caso, Google anunció hace un par de años sus intenciones de construir CPD movibles en barcos o plataformas cercanas a la costa, alimentadas exclusivamente de energía hidroeléctrica y refrigerada también con la propia agua infinita que las rodearía.

Tan orgullosos están en Google de sus centros de datos que crearon una página web en la que detallan el funcionamiento de ocho de sus 13 centros, con fotografías y recorridos virtuales por ellos. Cabe cuestionarse si, en el futuro, los turistas cambiarán Paris o Roma por visitar un centro de datos de Google por dentro…

Telefónica: el centro Tier IV Gold más grande del mundo

Nuestro país no se queda atrás en la carrera de los centros de datos y, de la mano de Telefónica, contamos con el CPD Tier IV Gold más grande del mundo, situado exactamente en la localidad de Alcalá de Henares.

Quizás te estés preguntando qué es eso de Tier IV Gold. Se trata de una homologación (que va del 1 al 4, siendo el 4 el nivel más exigente) que reconoce la fiabilidad y seguridad de los centros de datos. En el caso del de Telefónica, es uno de los ocho en todo el mundo que ha conseguido la más alta acreditación,garantizando una fiabilidad de su información del 99,99%.

Para que una instalación se gane este emblema debe contar, entre otras cosas, con una doble fuente de alimentación eléctrica independiente y activa a la vez, ser completamente modular (cada sala debe ser independiente de las demás en caso de error) y con una doble cometida de fibra que enlaza con 2 centrales de comunicación distintas, para que siempre esté una en funcionamiento en caso de que la otra haya fallado.

También se controla la seguridad física de los empleados al nivel de una instalación militar y en todo momento ha de aplicarse los criterios de seguridad y redundancia de los datos.

Con 23 salas distintas, el centro de Telefónica en Alcalá de Henares ocupa unos 65.700 metros cuadrados en total, siendo el equivalente a ocho estadios Santiago Bernabéu. No en vano, tamaña infraestructura ha costado nada menos que 120 millones de euros, aunque el operador habrá invertido unos 300 millones cuando termine con las distintas fases de ampliación. Telefónica emplea este centro para dos grandes funciones, por un lado para dar soporte a todos sus servicios en la nube y, por otro, para alojar las aplicaciones o servicios de terceros que necesiten alquilar toda la potencia de este centro.

Amazon y Microsoft, dos actores a tener en cuenta

Según las últimas cifras disponibles, Amazon cuenta ya con más de 450.000 servidores en siete localizaciones distintas para prestar respaldo a toda su tienda online, pero también para vender capacidades cloud a terceros a través de su división Amazon Web Services.

Por su parte, Microsoft ha invertido a lo largo de su historia alrededor de 15.000 millones de euros en sus centros de datos, contando en la actualidad con más de 500.000 servidores que se usan para Bing, los servicios cloud de Microsoft (como las versiones en la nube de Office o las apps empresariales) y también para algunos terceros con los que los de Redmond tienen alianzas estratégicas.

¿Cuál es el centro de datos más grande del mundo?

Aunque pudiéramos pensar que el centro de datos más grande del mundo llevaría el nombre de algunos de los antes mencionados (Google, Microsoft, Facebook…) resulta que ninguno de ellos llega a figurar siquiera en el top five de esta peculiar clasificación.

Una tal Digital Realty es la compañía que atesora el centro de datos de mayor tamaño en el planeta, ubicado en la localidad norteamericana de Chicago, con más de 100.000 metros cuadrados y 50 generadores eléctricos distintos.

(Tomado de Blogthinkbig)