Así se protegen las escuderías de Fórmula 1 y MotoGP de los ciberataques

del-premiado-grosjean-a-un-no-agraciado-haas-f1-201626700_1
Estándar

Con el aumento de todo tipo de amenazas cibernéticas, prácticamente no hay una empresa -o sector- que se encuentre a salvo de ellas. Y en el caso de los deportes de motor, en el que la tecnología es una parte fundamental de la competición, aún más. Un deporte caracterizado además por el secretismo y la confidencialidad de la información.

Con el aumento de todo tipo de amenazas cibernéticas, prácticamente no hay una empresa -o sector- que se encuentre a salvo de ellas. Y en el caso de los deportes de motor, en el que la tecnología es una parte fundamental de la competición, aún más. Un deporte caracterizado además por el secretismo y la confidencialidad de la información.

Durante las carreras, vemos los coches, a los pilotos, los mecánicos, parte del equipo… Pero como suele ocurrir, no vemos lo que hay detrás de todo eso: cantidades ingentes de información, datos muy precisos que manejar cada segundo, y complejos sistemas informáticos. Sistemas y datos que hay que proteger de posibles intrusiones y ciberataques.

En un deporte de riesgo como es la Fórmula 1, añadir otro factor de peligro como puedan ser ataques informáticos a sus sistemas resulta un grave riesgo, que podría comprometer la fiabilidad de los coches, provocar errores o incluso accidentes.

En la Fórmula 1 y otras categorías como MotoGP, desde hace años las escuderías cuentan con partners que les proveen soluciones de seguridad informática. En el caso de la escudería Ferrari, por ejemplo, trabajan conjuntamente con Kaspersky, que además es uno de sus patrocinadores. Los del Cavallino Rampante protegen sus sistemas con las soluciones de la firma rusa desde 2013, incluyendo la fábrica de Maranello. Pero, ¿a qué tipo de amenazas cibernéticas se enfrentan los equipos de Fórmula 1?

Un ataque de malware podría ser capaz de paralizar una cadena de montaje, o provocar errores intencionados.

Ante la gran cantidad de datos que manejan los equipos de F1, los ciberdelicuentes centran todas las miradas en las carreras y en las diferentes escuderías. “En el caso de Ferrari, no sólo les preocupaba la propiedad intelectual y la posibilidad de plagio, sino también proteger su sistema de producción. Por ejemplo, un ataque de malware es capaz de paralizar una cadena de montaje, provocar errores intencionados e, incluso, transmitir esta información al atacante”, explica Alfonso Ramírez, director general de  Kaspersky Lab Iberia.

Otro de los equipos de Fórmula 1, Williams Martini Racing, usa las soluciones de seguridad de Symantec, quienes explican que estos equipos necesitan contar con soluciones de seguridad para mantenerse al día de las amenazas cambiantes, debido a la información crítica que deben proteger. Contar con un plan de ciberseguridad es esencial para mantener la competitividad de los equipos.

Una mala protección de los datos, puede arruinar el resultado de una carrera, o la seguridad de los propios pilotos.

Cada día aparecen nuevos virus, troyanos y gusanos diseñado para obtener información de empresas, bien para copiar ideas o incluso para sabotearlas. Esto no es exclusivo de la Fórmula 1; en otras categorías de motor la electrónica y los datos recogidos por telemetría deben ser protegidos. Es el caso de MotoGP, en la que escuderías como Ducati Corse cuentan también con soluciones de seguridad. El equipo italiano protege los sistemas informáticos en Borgo Panigale con tecnología de G DATA.

La firma de seguridad alemana también protege los servidores, algo fundamental para que no se interrumpa el seguimiento y monitorización de los entrenamientos y las carreras. En estas competiciones, los equipos almacenan una gran cantidad de datos, tanto en las sesiones de prueba como en las carreras el fin de semana. Millones de datos sensibles sincronizados en los servidores remotos de la compañía, que permiten a los técnicos de pista procesar los datos y simulaciones de carrera en tiempo real. Pero si estos datos fueran interceptados o alterados de alguna manera, los resultados podrían ser fatales.

Las escuderías “necesitan soluciones robustas y flexibles capaces de ofrecer una seguridad proactiva contra las últimas amenazas”, explica Ángel Victoria, Country Manager de G DATA en España. En el caso de Ducati Corse, usan soluciones para blindar los sistemas en itinerancia que se mueven en cada ronda del Campeonato. De una buena sincronización dependen en gran medida el buen funcionamiento del equipo y la correcta simulación de las carreras en tiempo real.

“Se necesitan potentes soluciones antimalware que permitan la creación de políticas que se adapten a las redes, todas ellas diferentes, que el equipo irá encontrándose en cada ronda del Campeonato, y que puedan gestionarse y mantenerse actualizado en remoto desde una consola de administración que funcione a modo de ordenador de a bordo”, afirma Victoria, quien añade que ”las infraestructuras TI de los circuitos son verdaderos data center. Las escuderías también son organizaciones, por lo que están expuestas a las mismas amenazas que el resto de las empresas”. De hecho, “antes de la instalación de G DATA, Ducati Corse había sufrido las consecuencias de algún malware tipo ransomware”.

Pero aunque sean objetivo de ataques como cualquier empresa, resulta obvio que las escuderías de este tipo de deportes no son se encuentran en un sector “al uso”. La movilidad extrema a la que están sujetos, al estar las escuderías en permanente movimiento y entrar en contacto con una gran variedad de redes, implica que algunas estén más protegidas y sean más fiables, mientras que otras no lo serán tanto. Ese es precisamente el desafío. Como expone Victoria, “las escuderías manejan datos críticos, muy suculentos para cualquier organización cibercriminal, de cuya seguridad no sólo depende el resultado de una carrera sino la seguridad de los propios pilotos haciendo de la seguridad un elemento especialmente crítico”.

(Fuente: Globbsecurity)