EEUU acusa a 7 presuntos hackers iraníes de atacar sistema financiero

departamento-justicia-960x623
Estándar

El Departamento de Justicia de EE.UU. ha anunciado hoy jueves una investigación sobre siete presuntos piratas informáticos iraníes acusados de atacar los bancos de EE.UU. y una presa en la ciudad de Nueva York, noreste.

Como alega la demanda del Departamento de Justicia estadounidense, los siete iraníes son “piratas informáticos bien entrenados” y han llevado a cabo actos de sabotaje en Estados Unidos.

La demanda también ha sostenido que “los siete presuntos piratas informáticos son empleados de compañías de seguridad informática que trabajan en nombre del Gobierno de Irán, incluyendo el Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI)”.

El Departamento de Justicia ha identificado a los siete acusados como Ahmad Fathi, de 37 años; Hamid Firuzi, de 34; Amin Shokohi, de 25; Sadeq Ahmadzadegan, de 23; Omid Qafarinia, de 25; Sina Keisar de 25; y Nader Saedi de 26.

Entre finales de 2011 y mediados de 2013, el sistema financiero de EE.UU. sufrió “una campaña coordinada y de gran escala” de ataques que, según autoridades estadounidenses, costaron a las víctimas decenas de millones de dólares.

A través de estos ataques, los servidores informáticos de 46 instituciones financieras registraron un tráfico más alto del usual durante 176 días, lo que provocó interrupciones en los servicios en línea y cientos de miles de estadounidenses no pudieron acceder a sus cuentas bancarias mediante Internet.

El señor Firuzi también ha sido acusado de tener supuesto acceso “ilegal” al sistema de control electrónico de la presa Bowman.

Unos funcionarios estadounidenses han dicho al diario local The Wall Street Journal bajo la condición de anonimato que el Gobierno de Barack Obama acusa a los iraníes de hackear, so pretexto de detener las medidas “hostiles” de otros Gobiernos en el espacio cibernético.

Hasta el momento, ninguna autoridad iraní ha confirmado la credibilidad del informe.

Irán ha sufrido con anterioridad ciberataques por parte de Washington. En 2010, el país persa descubrió que algunas de sus centrifugadoras se habían visto contaminadas con el virus Stuxnet, desarrollado por EE.UU. y el régimen israelí; para varias empresas de seguridad cibernéticas, el susodicho virus es el más sofisticado del mundo hasta el momento.

(Fuente: Hispantv)